Cómo iniciar sesión en Airbnb como anfitrión
22 septiembre, 2022
Tasas turísticas en Cataluña: ¿qué implicaciones tiene para los gestores de apartamentos turísticos?
29 septiembre, 2022

 

Muchos propietarios o gestores de alquileres vacacionales deben lidiar con quejas de vecinos: ya sea por ruido, fiestas, sobreocupación o el estacionamiento de vehículos en áreas no habilitadas. Esto supone un problema para algunas comunidades de vecinos que buscan paz y tranquilidad en sus viviendas. 

Por este motivo, es importante adoptar un enfoque proactivo para lleve a la gestión de un alojamiento responsable. De esta manera, puedes evitar que aumenten las tensiones en tu vecindario y ser un buen vecino incluso si estás administrando el alojamiento de forma remota. 

 

 

1. Conoce a tus vecinos 

Muchos anfitriones y administradores de propiedades comienzan su negocio de alquiler vacacional en su propio vecindario. Esto es una ventaja, ya que seguramente estarán familiarizados con la cultura, las costumbres y las leyes locales. Recuerda que es importante conocer cuál es el carácter de los vecinos y lo que realmente les molesta. Quizás puedas hacer una pequeña investigación para descubrir si hay cosas que no sabes y que es importante que averigües. 

Haz tu propia investigación

Si estás alojando en un vecindario en el que eres nuevo y no conoces las reglas, tu primer paso -y el más importante- es que las conozcas. 

  • Intenta informarte primero con las leyes locales de ocupación, de ruido y las zonas de alquileres vacacionales
  • Visita la comunidad durante el día y la noche para conocer si existe actividad tanto nocturna como diurna (o si tiende a estar tranquila en todo momento). Esto te dará la información necesaria para que puedas adaptar las reglas de tu casa y la descripción de tu anuncio. 
  • Lo que es más importante es conocer a tus vecinos. Preséntate y pregúntales si tienen alguna inquietud acerca de tus futuros huéspedes. Comparte tu número de teléfono y asegúrales que harás todo lo posible para proteger su paz y tranquilidad. 

Adapta las reglas de tu casa 

Una vez que sepas todo acerca de tu vecindario, ajusta las reglas de tu casa. Lo estricto que debes ser con respecto al ruido y la ocupación dependerá del tipo de propiedad que alquilas (¿es un apartamento o una casa unifamiliar?) y la proximidad de los vecinos, así como también la ubicación.  

Es importante establecer tus expectativas: 

  • ¿Permitirás reuniones?  
  • ¿Los huéspedes pueden traer a sus propios invitados?
  • ¿Hay horas de silencio? 
  • ¿Hay una edad mínima aceptable? 
  • ¿Cuál es el número máximo de personas que pueden alojarse en tu propiedad? 
  • ¿Utilizas algún dispositivo de monitorización (como cámaras o sensores de ruido)? 
  • ¿Qué sucede si el huésped rompe estas reglas? 

Estas son solo algunas de las preguntas que te debes hacer, pero esta lista no es exhaustiva. Es una buena idea comparar estas normas con las de otras propiedades que existan en tu comunidad o zona próxima. Comienza estableciendo las reglas básicas de la casa pero asegúrate de actualizarlas a medida que avanzas.

Si eres claro con las reglas de tu casa, puedes estar seguro de que tus huéspedes sabrán qué esperar de tu alojamiento vacacional. Los estás preparando para que el hospedaje sea lo más claro y simple. Además de estar minimizando el riesgo de poner en peligro tu relación con los vecinos. 

 

 

2. Conoce a tus huéspedes 

Tras establecer una buena relación con tus vecinos y las normas de tu propiedad puede asaltarte la siguente pregunta…, ¿cómo te asegurarás de que tus huéspedes realmente las respetarán? 

Haz preguntas 

Muchos anfitriones no aceptan una reserva hasta que el huésped confirme que ha leído las reglas de la casa. Es mejor que les preguntes directamente y también puedes hacer otras preguntas para conocerlos más, incluido el motivo de su estancia y su edad. 

Si la reserva se realiza a través de una OTA, como Airbnb o Vrbo, también es importante que leas las reseñas de tus potenciales huéspedes para ver si otros anfitriones tuvieron algún problema en el pasado con ellos. En Airbnb, asegúrate de habilitar la función de verificar ID. Si este proceso de selección te parece que es demasiado trabajo, existen algunas herramientas que pueden automatizarlo. 

Identifica a tu huésped ideal 

Dado que la definición del huésped perfecto varía según la propiedad, es importante que identifiques cuál es el tipo de huésped ideal para ti. ¿Prefieres familias? Agrega una sala de juegos y proporciona una lista de juegos disponibles en tu anuncio.  

¿Quieres atraer a jóvenes profesionales que trabajan de forma remota? Configura escritorios de trabajo y proporciona información sobre la velocidad de Internet que encontrarán en tu alojamiento.  

Si ajustas las fotos y la descripción al tipo de huésped que deseas, automáticamente alejarás a esos invitados que no quieres en tu hogar, incluidos aquellos que buscan fiesta o que puedan causar disturbios. 

 

 

3. Conoce tu propiedad 

Finalmente, incluso si gestionas tu propiedad de forma remota, necesitarás saber lo que sucede en tu casa en todo momento. Pero, ¿cómo puedes hacer eso sin tener que instalar cámaras?  

Existen servicios, como la solución de monitorización de Minut, que pueden actuar como tus «ojos» a la vez que respetan la privacidad de tus huéspedes. El dispositivo Minut actúa como un sensor físico sin cámara que puedes manejar mediante la app o web; brindándote información sobre tus propiedades sin importar qué tan lejos o cerca te encuentres. 

Monitoriza el ruido y la ocupación 

La monitorización de ruido es una característica muy importante ya que te alertará cuando haya ruido en tu propiedad. Este sensor también puede medir la ocupación para avisarte cuando haya una multitud que se está reuniendo en tu hogar. Minut también puede ayudarte a resolver problemas de ruido enviando a tus huéspedes un mensaje de texto automático y/o haciéndoles una llamada automática cuando detecta ruido más alto de lo normal. Esto significa que serás el primero en saber si hay algún inconveniente y que podrás arreglarlo antes de que se convierta en un problema para tus vecinos. 

Mantén tu propiedad y tu vecindario seguros 

Minut también puede realizar un seguimiento de los niveles de temperatura y humedad para que siempre puedas estar seguro de que tus invitados están cómodos. Controla el movimiento para que puedas conocer cuándo tus huéspedes hacen el check in o check out y de esta manera asegurar tu propiedad entre las reservas. El dispositivo también puede reconocer el sonido de otras alarmas que se activan, como las de incendio o monóxido de carbono, y notificarte cuando detecta su sirena para que puedas actuar rápidamente en caso de emergencia. 

La gestión en remoto no tiene por qué ser complicada. Las soluciones de monitorización te mantendrán informado y te permitirán eliminar la mayoría de los problemas de raíz. Tu propiedad se mantendrá segura, tus invitados cómodos y tus vecinos felices, todo esto sin la necesidad de tener que estar en el mismo lugar en el que está ubicado tu alojamiento. 

 

Hospedaje sostenible 

Mantener el bienestar de los vecinos, huéspedes y propietarios puede ser complicado: las fiestas no autorizadas, los invitados despistados o los accidentes pueden generar tensiones en el vecindario. 

Afortunadamente, existen formas y herramientas para que hospedar sea lo más fácil y no genere ningún tipo de problema en tu vida. Los vecinos felices generalmente se traducen en huéspedes felices y tú podrás administrar tu negocio en paz. 

 

Se un buen vecino con Minut 

Si quieres probar el dispositivo de monitorización de ruido tenemos una oferta exclusiva para clientes de los AvaiBook. Obtén 2 meses de suscripción gratis con la compra de tu plan Standard o Pro con el código AVAIBOOK22 y ¡hospeda feliz y sin preocupaciones!