4 motivos para activarte las Mobile Rates y Country Rates en Booking.com
20 octubre, 2022

Escrito por:

Micaela Moniente

Customer Support Specialist

 

Como ya sabrás, la cifra de fraudes que se producen en los pagos online ha ido en aumento a lo largo de los últimos años, y esto es algo que nos afecta a todos, tanto como individuos, como siendo profesionales del sector del alquiler vacacional.

Gracias a la implementación de la normativa PDS2 y, en concreto, a la autenticación reforzada en 2021, podemos asegurar que se ha ayudado a reducir el impacto que pueden causar las operaciones fraudulentas en los pagos con tarjeta. Aun así, como gestores o propietarios de alquileres vacacionales seguimos siendo objeto de que un titular de una tarjeta en la que hemos realizado un cargo por su estancia, reclame en su banco que no reconoce el concepto o el importe del cargo, y encontrarnos en la obligación de devolver los importes adeudados. Esta reclamación iniciada por el titular de la tarjeta en su banco es conocido como chargeback, reclamación o retroceso de cargo.

Para tratar este tema y por si nunca habías escuchado o leído esta palabra, te contamos que: “los chargebacks, también conocidos como retrocesos, son devoluciones del importe cobrado en una tarjeta bancaria. El banco emisor de la tarjeta es el encargado de solicitar el reembolso en nombre de su titular cuando este no está de acuerdo o no reconoce un cargo que se le ha realizado.»

Según datos de AvaiBook, en el año 2018 y 2019 más del 75% de las reclamaciones que recibíamos eran por un motivo de fraude, y con la entrada en vigor de la normativa PSD2 ha disminuido a menos de un 30%. Hay que tener en cuenta, que, aunque el motivo de la reclamación sea por fraude, el gestor o propietario del alojamiento se ocupa de hacer la investigación de lo ocurrido y aceptar la devolución o presentar documentación al banco emisor alegando que el cargo es correcto. *Si gestionas los pagos online con AvaiBook, nos ocuparemos de gestionar las reclamaciones para alegar que el cargo realizado es correcto. Esta gestión no tiene ningún tipo de coste para nuestros clientes.

Además, no siempre resultan ser un caso de fraude. De hecho, muchos de estas reclamaciones se denominan “fraude amistoso” porque el titular de la tarjeta no reconoce el cargo en un inicio y reclama en su entidad bancaria el cargo como fraudulento cuando realmente ha sido un malentendido o confusión. Desde AvaiBook aconsejamos que prepares una comunicación y la programes para que se envíe una vez reserven en tu alojamiento, indicando bajo qué nombre van a recibir el cargo en su cuenta bancaria. De esta manera, muchos podrán evitarse puesto que, el viajero, ya tendrá la información.

Para evitar las reclamaciones por fraude reales debemos estar atentos, y tomar nuestras propias precauciones a la hora de recibir solicitudes de reservas.

 

AvaiBook: cómo evitar el fraude en el sector del alquiler vacacional

1. Toma especial precaución en revisar los datos que te aportan

Lo más probable, es que, si se trata de un estafador, se haga pasar por otra persona, o actúe como intermediario de un supuesto cliente.

Hay un patrón habitual que suele utilizarse en los fraudes del sector del alquiler vacacional y es el siguiente: una persona, se pone en contacto con el alojamiento a través del email o del teléfono para solicitar disponibilidad para una reserva de un conocido o un familiar. Pide al alojamiento que le cobren el importe completo de la estancia en su tarjeta y luego dice que se ocupará de arreglar cuentas con su conocido/familiar.

¿Qué suele ocurrir en estos casos? El titular de la tarjeta no es la persona que se pone en contacto con el alojamiento y acaban apareciendo unos desconocidos que dicen ser los conocidos/familiares de esta persona y disfrutan de su estancia tan alegremente. A los días, el titular de la tarjeta se da cuenta de que le han hecho un cargo que no reconoce y lo reclama en su entidad bancaria y terminas perdiendo un dinero con el que contabas como ingreso (importe de la estancia menos gastos de limpieza, gastos extras… etc).

La recomendación que te damos desde AvaiBook es que te asegures de saber quién va a realizar el pago, quién es el titular de la tarjeta y pregúntale con qué tarjeta va a pagarte (tarjeta VISA, MasterCard, de empresa, prepago…). ¿Qué relación hay entre el huésped y la agencia? ¿Por qué no paga el huésped con su propia tarjeta? Obtén la máxima información posible.

Realiza una pre-reserva desde tu calendario de AvaiBook y envíale un enlace seguro para que realice el pago. Si se trata de una tarjeta dentro del entorno económico europeo la pasarela bancaria de AvaiBook le pedirá que se identifique como titular de la tarjeta con la autenticación reforzada (Normativa PSD2) para finalizar el pago. En caso de no ser el verdadero titular de la tarjeta, no podrá autenticarse y finalizar el pago.  

Una agencia de viajes es probable que te levante menos sospechas que un particular. En caso de duda, debemos pedirle todos los datos a la agencia que te contacta y comprobar la existencia de esta, pedir referencias de otros alojamientos con los que haya trabajado en la zona previamente… etc.

 

2. La agencia de viajes te pide una comisión por conseguirte una reserva

Si no conoces a la agencia y encima te pide una comisión antes de que se produzca la reserva por haberte conseguido una reserva confirmada, no caigas en la trampa.

Lo que ocurrirá es que le cobrarás el importe total de la estancia antes del check in en una tarjeta que no es de la agencia ni del huésped que irá al alojamiento. Y, además, la agencia te pedirá que le pagues (también antes del check in) una comisión por transferencia bancaria por el servicio que te ha prestado. Después del check in, el titular de la tarjeta se dará cuenta de que le han hecho un cargo que no reconoce y lo reclamará en su entidad bancaria y terminas perdiendo un dinero con el que el habías contado como ingreso (importe de la estancia menos gastos de limpieza, gastos extras, menos comisión pagada a la agencia por transferencia bancaria… etc).

Recomendación: asegúrate de saber quién va a realizar el pago, quién es el titular de la tarjeta y pregúntale con qué tarjeta va a pagarte (tarjeta VISA, MasterCard, de empresa, prepago…). ¿Qué relación hay entre el huésped y la agencia?, ¿por qué no paga el huésped con su propia tarjeta? Obtén la máxima información posible. En este caso es preferible que se le pida a la agencia que pague mediante transferencia bancaria la estancia para que no puedan retroceder el pago con tarjeta.

 

3. Presta atención a los datos de contacto, si la solicitud proviene del extranjero

Si no conoces a la persona o agencia y además es del extranjero, presta atención a sus datos de contacto. Las personas estafadoras usan nombres frecuentes o estándares del país desde donde contactan (por ejemplo: John, Adams, Joe, Newton…)

Nuestra recomendación es que te asegures de saber quién va a realizar el pago, quién es el titular de la tarjeta y pregúntale con qué tarjeta va a pagarte (tarjeta VISA, MasterCard, de empresa, prepago…). ¿Qué relación hay entre el huésped y la agencia? ¿Por qué no paga el huésped con su propia tarjeta? Obtén la máxima información posible. En este caso es preferible que le pidas que te pague por transferencia bancaria para que no puedan retroceder el pago con tarjeta. Si se trata de una tarjeta fuera del entorno económico europeo el pago no se realizará con autenticación reforzada (PSD2)y el titular de la tarjeta no se autenticará para finalizar el pago teniendo más probabilidades de retroceder el cobro que le hayas hecho.

 

4. Comprueba siempre que la titularidad de la tarjeta de crédito/débito que aportan, coincide con el titular de la reserva

Es importante que siempre, en el momento del check-in, o con anterioridad, revises que el titular de la tarjeta coincida con el nombre del viajero de la reserva. Si una persona con intención de realizar un fraude ve que hay un control por parte del alojamiento, se reduce considerablemente el intento de llevarlo a cabo.

Recomendación: si en el momento del check-in detectas que el huésped no es el titular de la tarjeta y te cuenta que la reserva la ha hecho un conocido/familiar o si sabes con anterioridad que el viajero no es el titular de la tarjeta, te recomendamos que la información quede por escrito en los emails o mensajes intercambiados. Otra opción, es que tengas preparado un documento, para que lo complete y firme el titular de la tarjeta, dando expreso consentimiento de un cargo. Puedes utilizar los justificantes de cobro que te proporcionamos desde AvaiBook para que el titular de la tarjeta los firme.

 

5. Una solicitud fuera de lo normal debe hacer aumentar tus sospechas

Si un huésped te contacta -puede ser un particular o una empresa- interesado en realizar una reserva directa, te exige que le cobres el 100% del importe de la estancia a través de su tarjeta antes del check in no es una situación frecuente.

Las solicitudes de reservas para fechas muy a futuro, donde los precios son más elevados, con interés en una política de cancelación no reembolsable, exigencia en la rapidez del pago de la reserva, son algunas de las situaciones por las que debemos mantenernos en alerta.

Por lo general, es el alojamiento quien establece las condiciones de una reserva, sus políticas de cancelaciones y de pagos. Si un cliente insiste en dejar su reserva pagada al 100%, debes tratar la situación con precaución. Si, además, te solicita incluso realizar más de una reserva, con tarjetas diferentes y diferentes huéspedes… las probabilidades de que algo raro esté detrás…, aumentan exponencialmente.

Te recomendamos que antes de llevar a cabo cualquier tipo de reserva u operación con alguna de estas características, contactes con nosotros para que podamos revisar la situación. AvaiBook cuenta con una potente herramienta de fraud scoring y un equipo especialista en este tipo de operativa. Por lo que en caso de detectar una operación sospechosa de fraude se pondrá en contacto contigo para avisarte y paralizar los pagos. 

 

6. Huye de los negocios que te propongan para ganar más dinero

“Nadie da duros a cuatro pesetas” o lo que es lo mismo, nadie hace las cosas a cambio de nada. Huye de las personas o socios que te propongan utilizar la pasarela bancaria de AvaiBook para cobrar reservas que no sean reales o para otro negocio/alojamiento/servicio que no sea el tuyo.

El uso de la pasarela bancaria de AvaiBook debe estar estrictamente necesario vinculado a la actividad del alojamiento que ha contratado nuestros servicios. De lo contrario, puede ser motivo de pausar la cuenta de AvaiBook y se abrirá una auditoría desde el departamento de riesgos de AvaiBook para evaluar el origen y destino de dichos fondos para evitar cualquier problema con Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.