Nicolás Guillén: “La desestacionalización de algunos destinos turísticos está ayudando a acabar con la precariedad laboral”

AvaiBook da entrada a su accionariado al líder inmobiliario idealista
20 febrero, 2019
El nuevo Real Decreto-Ley en materia de alquiler afectará a las viviendas turísticas
21 febrero, 2019

Nicolás Guillén: “La desestacionalización de algunos destinos turísticos está ayudando a acabar con la precariedad laboral”

Año nuevo, enero de balances. Como muchos ya sabéis, el primer mes siempre viene cargado de infinidad de artículos que resumen y concluyen el año anterior. Pero como para medios los colores, estas publicaciones resultan muchas veces contradictorias y, más allá de ayudarnos, terminan generándonos confusión y desconfianza. Algunos propietarios nos habéis escrito pidiéndonos que clarifiquemos algunas cuestiones publicadas estos últimos días: ¿Ganamos o perdemos turistas? ¿Ha sido 2018 un buen o un mal año? Más contrataciones, sí, ¿pero son de calidad? Y creemos que la mejor manera de responderos es a través de un profesional.

Nicolás A. Guillén es experto en Derecho Administrativo y Turístico. Como investigador, ha realizado estancias en las Universidades de Sheffield, San Antonio (Texas) y York (Inglaterra). Actualmente, es el director de la Escuela de Turismo Universitaria de Zaragoza e imparte clases relacionadas con el derecho y particularizadas en turismo.

 

PREGUNTA: Últimamente están sobrevolándonos bandadas y más bandadas de datos y porcentajes que nos provocan desconcierto: cifras históricas, desaceleración, 2% menos de crecimiento, aumento del gasto medio, reducción del 0,1% en pernoctaciones, incremento de turistas internacionales (en algunos medios del 0,7% y en otros del 2,8%), caída de la estancia media… ¿Ha cerrado 2018 en positivo?

RESPUESTA: A modo de ejemplo, atendiendo a la Estadística de movimientos turísticos en frontera (Frontur), los datos de 2018 son más positivos que los de 2017 en número de recepción de visitantes internacionales (turistas y excursionistas). No obstante, sí que es verdad que los meses de julio y agosto han sido peores respecto al año pasado, transitando de 30.957.024 a 30.777.819 visitantes, pero se han ido compensando con el resto de los meses, elevando como digo las cifras.

 

P: Los últimos artículos sobre empleo turístico hablan de una cifra récord: 2,4 millones de trabajadores. Aumento de un 4% y más trabajo que nunca, pero… ¿hablamos como siempre de contratos precarios?

R: Uno de los problemas que presenta el sector servicios es el gran número de contratos temporales que se celebran. El hecho de que se vinculen a la temporada, en nuestro caso, turística, lastra sin duda alguna las condiciones laborales de los trabajadores del sector. No obstante, la desestacionalización progresiva de algunos destinos turísticos ayuda a romper la problemática de la precariedad laboral con la apertura a nuevas oportunidades laborales con mayor duración y con ello acogerse a otras modalidades contractuales más favorables para el trabajador.

 

 

P: ¿Qué buscan actualmente las empresas en los empleados? ¿Y qué habilidades deberían los contratantes empezar a tener más en cuenta?

R: Formación y experiencia son dos elementos imprescindibles en todo trabajador, aún más cuando es creciente el intrusismo profesional en el sector. El dominio de al menos una segunda lengua extranjera se suma al hecho de la inmersión en las nuevas tecnologías, sobre todo en las redes sociales. La promoción de un alojamiento pasa por estar presente en la red, de ahí la necesidad de formación en estos aspectos que hoy en día son básicos.

 

P: Estamos en plena temporada baja, ¿algún consejo para nuestros propietarios sobre cómo hacerle frente estas próximas semanas?

R: Los precios asequibles y competitivos siempre son elementos atractivos para el turista que está indeciso a la hora de optar por un alojamiento u otro. Cada vez la oferta de esquí o de sol y playa se va reinventando para ofrecer actividades alternativas en estos periodos, ya sea mediante la oferta de actividades a desarrollar en la naturaleza en el primer caso, o la oferta para los viajeros senior en el segundo. La promoción del destino turístico en temporada baja ya depende de las administraciones públicas, pudiendo hacer poco el propietario en este aspecto.

 

P: ¿Qué nos puedes decir de las tasas turísticas que están implantando en algunos países? En Portugal, por ejemplo, lo hicieron el pasado mes: 2 euros por pernoctación y persona. ¿Qué camino sigue esto en España?

R: El principio de «quien contamina paga» se ha trasladado al ámbito turístico con la implantación del denominado impuesto del turismo sostenible. En este sentido, la protección del destino turístico se presenta como un elemento esencial, ello sin olvidar la problemática en relación con la masificación turística y la utilización de este tipo de impuestos para combatirla. Las denominadas ecotasas ya están presentes desde unos años en Cataluña e Islas Baleares con unos resultados satisfactorios.

De hecho, este último fue pionero en España en implantarla hace ya más de 15 años. Cataluña lo haría más adelante, en 2012. Cada comunidad tiene ordenaciones específicas, pero coinciden en destinar la recaudación a iniciativas sostenibles que retroalimenten al sector como, por ejemplo: la conservación del medio ambiente.

 

 

 

P: Y seguimos a vueltas con la regulación de los pisos turísticos. Hoy en día, los políticos vuelven a poner encima de la mesa la necesidad de que exista una norma a nivel nacional y no autonómica…

R: El alquiler vacacional se encuentra en un momento álgido en lo que respecta a su acogida como una buena y económica opción alojativa. No obstante, en el aspecto normativo sufre un auténtico caos regulatorio, aún más desde que el Congreso no diera el visto bueno al Real Decreto-ley 21/2018 del 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler que contenía una reforma sobre el ámbito de las viviendas de uso turístico. A fecha de hoy, las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos tratan de hacer frente a un fenómeno que hace unos años no fue tomado en cuenta tal y como merecía y que ha derivado a problemas más allá de lo estrictamente turístico.

 

P: Igual de controvertido está siendo el modelo 179, finalmente implantado en enero de este año.

R: La obligación de información impuesta por dicho modelo es bastante problemática ya que en muchos casos las plataformas no disponen de la información requerida. Por otra parte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sido muy crítica con la Orden Ministerial por las posibles afecciones a la libre competencia. De todos modos, los propietarios de viviendas de uso turístico legales deben ver con buenos ojos estas actuaciones para sacar del mercado aquellos alojamientos ilegales y así depurar el mercado de viviendas en favor de aquellos propietarios que respetan la legalidad.

 

P: Para acabar, acabamos de dejar atrás la última edición de la Feria Internacional de Turismo FITUR, en la que has participado activamente. ¿Crees que es importante que los propietarios acudan a este tipo de eventos?

R: Cada año FITUR se va renovando, atendiendo a las nuevas demandas de los turistas y a la aparición de nuevos perfiles. En esta edición, destacaría el impulso al turismo de experiencias, la búsqueda del turista chino, el desarrollo del turismo de naturaleza y la apuesta por la unión del turismo y cine que incluso contaba un área en exclusiva. El balance es más que positivo con un récord de visitantes, a pesar de la huelga del taxi. Conocer nuevas mejoras para su negocio a través de empresas centradas en las nuevas tecnologías, el análisis de la competencia y de nuevas vías de desarrollo son solo algunos de los aspectos que en ferias como FITUR pueden ayudar a los propietarios.