Tarifas de Booking.com con las que optimizar tu estrategia de precios y aumentar reservas
13 octubre, 2020
Evolución de las búsquedas sobre viajes durante los últimos meses
27 octubre, 2020

6 ideas asequibles para preparar tu alojamiento para el invierno

Una vez finalizado el verano, es momento de pensar en cómo preparar nuestros alojamientos para el invierno. En el artículo de hoy recogemos una serie de consejos que te ayudarán a desestacionalizar la demanda, captando la atención de tus viajeros para este tiempo de frío, así como ciertas revisiones que tienes que hacer y la mejor forma de hacerlo para ahorrar costes fijos en estos meses gélidos.

 

Revisa el aislamiento de tu apartamento

Debes cerciorarte de que no hayan quedado huecos en las paredes de tu vivienda que dejen escapar el calor, y presta especial atención a ventanas y puertas con este mismo objetivo. Un aislamiento insuficiente podría provocarte una pérdida de entre el 25 y el 30% de la calefacción estos meses, así que no te olvides de tapar las rendijas, poner masilla resistente al agua e instalar burletes. Recuerda revisar las persianas para comprobar que no hay ninguna estropeada.

 

Comprueba la eficiencia de tus sistemas de climatización

La temperatura de tu apartamento no debería ser muy elevada. Según expertos, lo ideal es que ronde los 21º, aunque siempre puedes instalar termostatos programables para controlar cada habitación de manera independiente. Echa un vistazo también a tu caldera, lo normal es que la presión oscile entre los 1,2 y los 1,5 bares, y recuerda limpiar y purgar de vez en cuando tus radiadores, si el agua circula correctamente ahorrarás energía y ganarás eficiencia. ¿Y has pensado en cambiar el sentido de tus ventiladores de techo? Como ya sabrás, el calor tiende a subir, así que, si haces que las aspas giren en el sentido de las agujas del reloj, permitirás que el aire caliente sea enviado de nuevo hacia abajo. ¡Una práctica excelente para aumentar la temperatura sin costes adicionales!

 

Explora la mejor solución para tu tipo de pared

Identifica qué paredes son las más frías -por lo general, suelen ser las orientadas al norte- y plantéate forrarlas con telas, corcho o madera para mantener mejor el calor. Otra solución más barata es taparlas con muebles que impidan que entre el frío, como estanterías o armarios, o hacer paneles reflectantes tú mismo (con paneles de cartón forrados de papel de aluminio) que puedes colocar entre el radiador y la pared para que el calor se proyecte mejor hacia la habitación.

 

 

Textiles, tus mejores aliados en invierno

Proporciona plaids o mantas visibles en las habitaciones principales para que tus huéspedes puedan taparse siempre que lo necesiten y cambia las fundas del cojín por telas que abriguen más, como terciopelos o chenilla. Incorpora alfombras: además de aislar y ayudarte a mantener la temperatura del suelo, darán un nuevo aire a tu apartamento. También es importante que tus cortinas sean tupidas y gruesas para que atrapen mejor el calor o que instales una doble, así evitarás que este se escape. No te olvides de los edredones, ¡no hay nada mejor que sentirse arropado y caliente en la cama!

 

Ofrece amenities atractivos

¿Qué solemos buscar los viajeros cuando viajamos en temporada de frío? La respuesta es ambientes cálidos y rincones de invierno. Puedes generar esta sensación a través de imágenes bien iluminadas, tonos grises y madera, alfombras, y textiles que lleven el calor consigo como terciopelos o lanas. La visión del fuego encendido siempre caldea la casa por completo. ¡Enciéndela para las fotos y ofértala entre tus amenities más destacadas! Con ella, los sofás mullidos y las bañeras hidromasaje también son muy bien recibidas. Y no te olvides de ofrecer un café o chocolate caliente con dulces típicos de tu localidad para cuando lleguen tus viajeros. Descubre en este artículo otras maneras de sorprender a tus huéspedes.

 

Alíate con servicios vecinos

El verano se acaba, pero no las actividades que puedas ofrecerles. Patinaje sobre hielo, catas de vino, esquí, deportes de montaña o de aventura, visitas guiadas… ¿Por qué no ponerte en contacto con atracciones turísticas de tu localidad y conseguir descuentos para tus viajeros? O incluso paquetes especiales u ofertas que puedan resultar atractivas, como tres noches al precio de dos o fines de semana completos con desayuno incluido. Tampoco tiene que ser obligatoria una bajada en el precio, pero si lo es, mejor que sea en oferta para que el precio normal se mantenga como referencia de calidad.

 

Defiende un proverbio noruego que no existe mal tiempo, sino ropa inadecuada. Y tiene razón. Cualquier momento es bueno para viajar y recibir viajeros si se está preparado, y proponer las ofertas y amenities adecuados para que siga resultándoles atractivo.